Extremadura

Artesanas de esta comunidad:

NombreSector
Andrea Madera ÁlvarezAgroalimentario 
Cera de abejasMiel 
María José Grajera RosadoTextil 
María Sayavera BecerraTextil 
Maria Castro CejasPapel 
Mª Remedios Rabadán GómezArtesanía en cera 
Milagros Sancho CortésAgroalimentario 
Pilar y Teodora Hernández DíazPintura 
Rosa Moreno FernándezTextil 

Empresarias de esta comunidad:

NombreSector
Alejandra Mabel Seimandi TrosseroJoyería/Bisutería 
Carmen Pilar Carrasco PérezArtesanía 
Concepción Pocostales MoralesServicios 
Cooperativa OlivenzaServicios 
Elena Abad NavarroComplementos 
Fidela Dorado VicenteMiel 
Gracia Borrego VaqueroOrfebrería 
Luisa Maria De la Puente CarrascoComplementos 
María Jose Rubio VenturaServicios 
María León GutiérrezAgroalimentario 
Mª Carmen Toledano DominguezServicios 
Mª Dolores Gómez BozasServicios 
Mª Dolores Toro AlvaradoAgroalimentario 
Nohemina Hornero ZabalaJoyería/Bisutería 
Nuria Gutiérrez TorrejónPintura 

Extremadura es una de las diecisiete Comunidades Autónomas que existen en España. Situada al sudoeste de la Península Ibérica, la región ocupa 41.634 km2 y cuenta con alrededor de 1.100.000 habitantes, lo que supone una densidad de población de unos 26 habitantes/ km2.

Linda con las Comunidades Autónomas españolas de Castilla y León al norte, Castilla-La Mancha al este, y con Andalucía al sur, y comparte una extensa frontera al oeste con las regiones portuguesas del Alentejo y Centro.

La Comunidad Autónoma de Extremadura tiene su capital en Mérida, y su territorio comprende las provincias de Cáceres (al norte) y Badajoz (al sur). Estas tres capitales, junto con Plasencia y la conurbación integrada por los municipios de Don Benito y Villanueva de la Serena, constituyen los mayores núcleos urbanos de la región. La ciudad fronteriza de Badajoz es la más poblada, con algo más de 145.000 habitantes de derecho.


                                 Máximo Aforo del Teatro Romano de Mérida

Dos grandes cuencas hidrográficas, la del Tajo al norte, y la del Guadiana al sur, discurren de este a oeste por el territorio extremeño. La existencia de una completa red de pantanos y embalses, con una capacidad de 19.639 Hm3, soporta buena parte de las potencialidades energéticas y agrícolas de la Extremadura de hoy.

Extremadura cuenta con una extensa red de carreteras. El territorio se vertebra a través de dos autovías estatales: la A-5 o del Suroeste, que recorre la región de este a oeste y que conecta las dos capitales peninsulares, Madrid y Lisboa; y la A-66 o de la Plata, antigua N-630, que discurre en dirección norte-sur paralela a la frontera portuguesa. A ellas se unen las autovías autonómicas que conectan entre sí grandes núcleos de población, facilitando aún más los desplazamientos.

La región cuenta con un aeropuerto en las cercanías de Badajoz desde el que se realizan vuelos regulares con Madrid y Barcelona y estacionales con otros destinos. En lo que se refiere a las infraestructuras ferroviarias, Extremadura posee 988 km. de vías por las que transitan trenes Talgo, que comunican las ciudades extremeñas más importantes con las principales ciudades de la Península. Actualmente está en construcción la línea de alta velocidad, AVE que unirá Madrid - Lisboa con estaciones en varias ciudades de  la región.

Extremadura es una tierra de contrastes, lo que le confiere una gran variedad de matices. El clima mediterráneo con alguna influencia atlántica, con veranos cálidos e inviernos no excesivamente fríos, determina una rica variedad de espacios naturales en los que el agua es la principal protagonista, Extremadura es la región española con más kilómetros de costa interior,  y donde predomina la dehesa, ecosistema natural que conjuga desde tiempos inmemoriales la explotación de los recursos naturales y el respeto al medio ambiente. Entre sus espacios naturales más significativos cabe destacar el  Parque Nacional de Monfragüe y el Parque Natural Tajo Internacional, en la provincia de Cáceres, y el Parque Natural de Cornalvo, en la de Badajoz, donde perviven las más puras manifestaciones de la vida animal y vegetal del bosque mediterráneo.

La región cuenta con un valor patrimonial de primera magnitud, resultado de las sucesivas culturas que se han ido asentando en su territorio. La ciudad de Cáceres, cuyo casco antiguo alberga uno de los conjuntos medievales más importantes de Europa; el Monasterio de Guadalupe y los yacimientos arqueológicos de Mérida, antigua Emérita Augusta romana, han merecido el reconocimiento internacional y la declaración como Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco.
 
También es de destacar la belleza de la arquitectura militar, civil y religiosa que adorna calles y plazas porticadas de algunas ciudades y pueblos como Trujillo, Badajoz, Zafra, Plasencia o Jerez de los Caballeros, así como la sencillez y el tipismo de la arquitectura rural extremeña. Como ejemplo de esta arquitectura se encuentran la catedral gótico-plateresca y las murallas medievales de Plasencia, el Castillo y murallas de Trujillo y la Alcazaba almohade y algunos restos de las murallas y torres vigías de Badajoz.  

                                             

       Parque Nacional de Monfrague                                                               Parque Natural Tajo Internacional

En Extremadura tenemos tres tipos de climas

El clima mediterráneo típico:  Es el que tiene la gran mayoría de las tierras extremeñas. 
Sus principales características son:  Las temperaturas son frescas en invierno y cálidas en verano, las precipitaciones son escasas y se concentran en la primavera y el otoño, el verano es muy seco y en general en la parte occidental de Extremadura llueve más que en el resto de la región.

El clima mediterráneo continentalizado: 
Lo tienen algunas zonas del norte y del nordeste extremeño. 
Sus principales características son: los inviernos son fríos y los veranos cálidos, hay un gran contraste entre los meses más fríos y los más calurosos, las precipitaciones son más abundantes que en las tierras con clima mediterráneo típico, y el verano es muy seco.

El clima de montaña: 
Es el que tienen las tierras más elevadas sobre todo del norte de Extremadura. 
Sus principales características son: los inviernos son muy fríos con frecuentes heladas y los veranos son frescos. Las precipitaciones son abundantes todo el año, en las sierras del norte estas precipitaciones pueden ser en forma de nieve en el invierno. 

HISTORIA

Extremadura es tierra en la que la aparición del hombre se remonta al Paleolítico Inferior; los yacimientos situados entre los valles de los ríos y sus afluentes, confirman la existencia del hombre, la existencia de vida humana puede ser confirmada en la cueva Cacereña de Maltravieso, la zona de las Villuercas, Alange , así como los dólmenes que existen en Valencia de Alcántara y el majestuoso de Lácara, donde las mejores muestras de la cultura y arte Paleolítico está representada.
-La revolución Neolítica llegó más tarde que en otras regiones, dólmenes, estelas ídolos, armas,cerámica,etc… aparecidos en muchas comarcas extremeñas, así lo manifiestan.
-Durante el primer milenio A de C., fueron los Tartessos y los celtas, desde el  S.VIII, quienes depositaron su cultura y sus etnias, al mismo tiempo que enriquecían su patrimonio artístico.
-Tras esta época, fueron los Vettones, lusitanos y Celtici los representantes de los pueblos prerromanos. Dejaron también sobre la actual Extremadura muestras artística, metalúrgica, monumentales, etc..
-Posteriormente serán los Cartaginenses y romanos los que ocuparán este territorio.
 Los romanos fueron los que tuvieron mayor influencia, desde la fundación en el año 25 a.de C. de Augusta Emérita (actual Mérida), y es cuando esta región se va a ver transformada administrativamente como capital de la provincia Hispana Ulterior Lusitana.
-Durante el S. I a.de C. los romanos fundarán ciudades importantes para el control administrativo y militar como son Norba, Caesarina (actual Cáceres) ó Metellium (actual Medellín). Verterán los romanos sobre este territorio templos, teatros, anfiteatros, acueductos, puentes, circos, etc., con el fin de tener las mismas edificaciones que la metrópolis. 
-A principios del S.V, este esplendor romano se irá apagando cuando los álamos conquistan Mérida la cual al final y después de pasar por los suevos dependerá del reino visigodo de Eurico.
-Los Mahometanos, capitaneados por Muza, conquistan Extremadura en el S. VIII, es cuando estas tierras se incorporan al territorio de Al- Andalus.
-Terminada la reconquista la zona nace con su nombre actual.
 En 1833 se hizo una división administrativa en Extremadura en dos mitades. Del periodo de reconquista arrancan las tres diócesis en tierras Extremeñas (Badajoz, Coria, Plasencia) y las dos órdenes militares, la de Alcántara y Santiago.
-Es en Extremadura donde Isabel se asientan firmemente en el trono, a raíz del resultado de la batalla de la Albuera.
 Después de la conquista de Granada y el regreso de Colón de América es cuando comienza el nombre de Extremadura, el de sus ciudades y sus hombres a formar parte de la historia universal.
-Extremadura está situada en la zona sur-oeste de la Península Ibérica limitando al norte con Castilla-León, al este con Castilla La Mancha, al sur con Andalucía y al oeste con Portugal.
-Cuenta con una superficie de  41.602 Km2 que supone un 8% del territorio nacional, repartidos en dos provincias: Badajoz (21.657 Km2), que es la provincia más grande de España  y cuenta con un total de 163 municipios y Cáceres (19.945 Km2) teniendo esta última un total de 219 municipios. 
Sus localidades más importantes son: Almendralejo, Badajoz, Cáceres, Don Benito, Jerez de los Caballeros, Mérida, Navalmoral de la Mata, Plasencia, Trujillo, Villanueva de la Serena y  Zafra.

Parque Nacional de Monfragüe:

Este recorrido se sitúa al norte de la región extremeña, en la confluencia de los valles del norte extremeño en la ciudad de Plasencia, punto de inicio de nuestra ruta hasta el Parque natural de Monfragüe, lindante con la Penillanura trujillano-cacereña y las tierras del Valle del Alagón. Serranías de mediana altura, continuación de las de Miravete, Cañaveral, Mirabel, Serradilla o Corchuela, confieren al paisaje un bello y especial perfil.

La ruta permite conocer el patrimonio histórico-artístico de Plasencia y algunas poblaciones limítrofes complementándolo con la visita al Parque Natural de Monfragüe, en el que puede si lo desea buscar albergue entre su acogedora oferta hotelera.

El Parque tiene varios itinerarios que podrá encontrar en sus centros de información y de interpretación instalados en Villarreal de San Carlos.

Jaraicejo, Serrejón, Toril y Casas de Miravete forman parte también del Parque Natural de Monfragüe.

El Parque es un ejemplo de convivencia y respeto entre agricultores y ganaderos dentro de sus límites. En él se representa la subsistencia del bosque mediterráneo en Extremadura con 17.582 Has., habitadas por centenares de especies animales y una original flora en la confluencia de los ríos Tajo y Tiétar.

Plasencia, a orillas del río Jerte, desde su fundación por Alfonso VIII en el siglo XII (1186) no ha dejado de ser un punto de referencia para las comarcas que la rodean.
Desde el siglo XV, la ciudad de Plasencia acogería a lo más renombrado de la nobleza extremeña, quienes dejaran después de siglos uno de los patrimonios históricos-artísticos más importantes del oeste peninsular español.

Sus Catedrales: la Vieja, del siglo XIII, con gran influencia del arte románico y el gótico y la Nueva, realizada a partir del siglo XVI.
En su interior, cuenta con un importante Museo Catedralicioy magníficas muestras de arquitectura románica, gótica, renacentista y barroca; con nombre propio su Retablo Mayor,obra del siglo XVII, de Gregorio Fernández; el Altar de las Reliquias de mediados del XVIII y la sillería del coro, obra maestra de Rodrigo Alemán realizada en el siglo XVI.

Aconsejamos un recorrido por el casco antiguo de Plasencia inciándolo en su bella y acogedora Plaza Mayor, centro neurálgico de la localidad donde el primer martes de Agosto tiene lugar la celebración del Martes Mayor de Plasencia, Fiesta declarada de Interés Turístico.
Dejándose llevar por las calles y callejuelas que forman el entramado urbano de esta ciudad medieval, Plasencia nos va a sorprender con Palacios como los de Monroy o de las Dos Torres, Mirabel, el de los Trejo y Vargas, Carvajal-Girón, la Casa del Deán o el conocido Palacio Episcopal.
Las principales Iglesias de la ciudad son un magnífico exponente del arte religioso de época románica, renacentista y barroca, destacando la de San Nicolás, San Martín, San Salvador o San Pedro.

No olvidemos visitar su magnífico Museo Etnográfico Textil "Pérez Enciso", uno de los mejores de España, la Colección de Caza del Palacio de Mirabel, recorrer sus majestuosas murallas y acercarnos hasta el Santuario de la Virgen del Puerto desde el cual se divisa toda la ciudad.

Casas de Millán, su Iglesia es del siglo XVI, dedicada a San Nicolás de Bari. A pocos kilómetros de la población se conserva una Ermita del siglo XVIII, la de Ntra. Sra. de Tebas con una imagen de la Virgen del siglo XVI.

Mirabel, aún conserva los restos de su castillo del s. XIII, situado en la Peña del Acero. La Iglesia de la Virgen de la Jarreta, Patrona de Mirabel, del siglo XV.

Serradilla, dentro del término que ocupa el Parque Natural de Monfragüe, cobra fama en la comarca por su Convento del Santo Cristo, de estilo barroco, que posee una bellísima imagen del Cristo de la Victoria, y una excelente colección de pinturas de época barroca. De los siglos XVI y XVII.

Torrejón el Rubio, situado entre los ríos Almonte y Tajo, es famoso por sus estelas prerromanas decoradas y por ser una de las principales puertas al Parque Natural de Monfragüe. Su Iglesia es la de San Miguel Arcángel.
Por la carretera que nos conduce hasta Villareal de San Carlos, divisaremos los restos de un castillo de origen árabe y, al pie de dicha elevación, una de las múltiples cuevas con pinturas esquemáticas rupestres, lo cual demuestra la importancia histórica de este paraje tan privilegiado, donde existen especies únicas en Extremadura y en la Península.

Villareal de San Carlos, el visitante puede informarse de cuantas opciones se pueden realizar dentro de este Parque, que conserva especies autóctonas ya desaparecidas en Europa y una flora tan excepcional como variada y bien conservada.
Es el reino de los buitres leonados y negros, de los alimoches y de las águilas imperiales y reales o de lascigüeñas negras y un sin fin de rapaces que anidan en el bosque o en los roquedos.
El lince, al igual que otros animales casi desaparecidos en Europa, perviven aún entre los límites del Parque.

Malpartida de Plasencia, casi lindante con Plasencia. La Iglesia de San Juan Bautista es del siglo XVI.

GASTRONOMÍA

Quesos, miel, bollos de chicharrones y platos de caza mayor en Torrejón el Rubio. Migas extremeñas, caldereta de cordero y carnes de cabrito en toda la zona. Truchas y Dulces caseros en Plasencia.

ARTESANÍA

Bellotas de madera en Torrejón el Rubio. Cerámica, bordados, corcho y trabajos en piel en Plasencia. Encajes y trajes típicos en Mirabel. En Villarreal de San Carlos trabajos en madera.

FIESTAS

Martes Mayor en Plasencia (Primer martes de agosto), declarada Fiesta de Interés Turístico Regional. Las Candelas en Torrejón el Rubio. Ntra. Sra. de la Jarrera en Mirabel. Cristo de la Victoria en Serradilla.

Cornalvo:

Esta ruta nos permite recorrer el cauce del río Guadiana desde su cabecera en las vecinas comarcas de La Serena y La Siberia, hasta las puertas de Mérida. Observaremos contrastes entre grandes zonas de cultivos de maíz, olivos, frutales, vides y arroz con magníficos encinares entre dehesas dedicadas a la cría de ganado lanar.

El río Guadiana es el principal protagonista del paisaje y del modo de vida de agricultores y ganaderos, que han visto favorecido su modo de vivir gracias a las enormes extensiones de zonas regables.

Visitaremos los importantes núcleos de población de las Vegas Altas, con un interesante patrimonio histórico artístico, un buen numero de poblaciones surgidas en torno al regadío, poblados con apenas medio siglo de existencia con un floreciente panorama económico.

Esta Comarca es un excelente lugar natural para aves y especies cinegéticas que abundan en toda las tierras ribereñas limítrofes con el río.

Mención especial merece la visita al Parque natural de Cornalvo y Sierra Bermeja, con 10.000 hectáreas de una interesante flora y fauna propia de estas dehesas extremeñas.

La ruta la iniciamos desde la población de Villanueva de la Serena.

Villanueva de la Serena, su origen se remonta al s. XIII, conocida entonces con el nombre de "Aldeanueva".
En el s. XV se le concede el rango de Villa y, en 1504, se instalará en ella el Priorato de la Orden de Alcántara; durante el reinado de la Reina Isabel II, Villanueva de la Serena recibió el título de Ciudad.
Destacan entre sus edificios más emblemáticos el Ayuntamiento de los siglos XVI y XVIII; frente a éste su Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción del s. XVI en estilo clasicista, el monumento a Pedro de Valdivia, descubridor de Chile. Digno de mención es el Monasterio de San Benito, llamado también Palacio Prioral.
A pocos kilómetros de Villanueva se encuentra el Castillo de Castelnovo o de La Encomienda, ya en las cercanías de la población de Valdivia.
Cercanos a Villanueva de la Serena y teniendo como denominador común la proximidad del río Guadiana y la explotación agrícola de la tierra por el sistema de grandes extensiones dedicadas al regadío, podemos acercarnos a visitar algunos pueblos de colonización, auténticos núcleos de gran importancia que han ido acrecentando su población en este siglo, entre los que destacan Entrerríos, Gargáligas y Yelbes.

En Acedera podemos conocer su Iglesia Parroquial del siglo XVI, gravemente dañada por el famoso terremoto de Lisboa; cercanos están los también núcleos de colonos de Obando, Vegas Altas, Zurbarán y Los Guadalperales.

Próximo a la localidad de Madrigalejo se encontraron algunos verracos y objetos de época céltica, que se pueden ver en el Museo Arqueológico Provincial de Cáceres y Arqueológico Nacional de Madrid.
Su Templo Parroquial es el de San Juan Bautista, su construcción es de principios del siglo XVI.

En Rena se hallaría uno de los ídolos prehistóricos antropomorfo más interesantes de Extremadura, que se puede contemplar en el Museo Arqueológico Provincial de Badajoz. La localidad, cercana al río Ruecas, posee el Templo de Ntra. Sra. de los Ángeles, construido en el siglo XV y posteriormente rehabilitado.

Hacia Don Benito pasaremos por Villar de Rena, fundación templaria del siglo XII y perteneciente al Condado de Medellín hasta el siglo XVIII. El edificio más emblemático es la Iglesia de San Pedro Apóstol de estilo tardogótico fechado en el s. XV.

Don Benito, fundación de origen medieval asentada sobre una zona donde se han encontrado interesantes restos de época romana, es sin duda el núcleo principal de esta zona de las Vegas del río Guadiana, auténtica metrópolis comercial y cultural que dispone de importantes edificios históricos artísticos y la sede de la instalaciones feriales de FEVAL.
La edificación religiosa de mayor interés está situada en su magnífica Plaza Principal rodeada de soportales; nos referimos a la Iglesia de Santiago Apóstol, iniciada a principios del s. XVI y finalizada en 1611 con claras influencias herrerianas.
El edificio religioso más antiguo de Don Benito es la Ermita de San Sebastián y San Fabián, destacando también una interesante serie de Ermitas construidas hacia el siglo XVII como la de Ntra. Sra. de las Cruces o la de San Gregorio.
En la ya mencionada Plaza Principal se ha construido un vanguardista Centro Cultural realizado por el célebre arquitecto Rafael Moneo, lindante éste con el bello edificio de su atractiva Plaza de Abastos.
En nuestro recorrido hasta la localidad de Santa Amalia pasaremos por las poblaciones de Ruecas y Hernán Cortés, núcleos de colonos dedicados a los cultivos de regadío y que, al igual que las anteriormente citadas, llaman la atención en nuestro itinerario por la blancura de sus edificios en los que sobresalen las construcciones de sus plazas principales.

Santa Amalia es una fundación de principios del siglo XIX durante el reinado de Fernando VII, ha progresado con una increíble rapidez gracias a la laboriosidad de sus habitantes, convirtiéndose por su estratégica situación en un importante núcleo para la zona.
Destaca su Plaza Mayor, la Iglesia de Santa Amalia construida en mampostería encalada. A las afueras de la población se halla una magnífica zona ajardinada destinada a parques con espléndidas áreas de recreo y de pesca.

Medellín, fundada por los romanos a orillas del río Guadiana, tal vez por Quinto Cecilio Metello en el año 80 a. de C. y donde nació, a finales del siglo XV, el conquistador de Méjico Hernán Cortés, cuyo monumento lo encontraremos en su abierta y bien cuidada Plaza Principal junto al edificio del Ayuntamiento. Se conservan aún restos de su Teatro romano a las faldas de su majestuoso Castillo de origen árabe, que domina toda la zona y desde el cual se divisa tanto al río Guadiana como su importante puente edificado en el siglo XVIII.
Muy cercanas están la Iglesia de San Martín, y la de Santiago, magnífica construcción del s. XIII. En el interior de la población encontraremos la Iglesia de Santa Cecilia de estilo renacentista, aunque inconclusa, fechada a mediados del s. XVI.

Mengabril, próximo al río Ortiga, podemos visitar la interesante Iglesia de Santa Margarita, del siglo XVI en estilo gótico y construida en sillería.
Nos apartamos muy pocos kilómetros de la carretera que nos llevará hasta Guareña, para visitar a la ribereña con el río Guadiana Valdetorres, dedicada a la agricultura de regadío entre bellos parajes y zonas propias para la pesca. Su principal edificio histórico artístico es la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción, construida en el s. XVI.

Guareña, famosa por sus buenos vinos y aceites, en sus cercanías han aparecido algunos vestigios que hablan de un interesante poblamiento de la zona en época romana y siglos posteriores.
Entre los edificios de interés que podemos conocer en esta laboriosa población destaca su Ayuntamiento, magnífico ejemplo extremeño de edificio civil en estilo neoclásico, situado en plena Plaza Principal de la localidad. A poca distancia encontraremos la Iglesia de Santa María, tal vez uno de los edificios religiosos más amplios de Extremadura, datado a mediados del siglo XVI y edificado a instancia del Obispo placentino Vargas de Carvajal con el asesoramiento técnico del afamado Gil de Ontañón.

Muy cercanas se encuentran las localidades de Manchita y Cristina; la primera con la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción reconstruida en el siglo XV y en Cristina, ya en la ruta hacia la Oliva de Mérida, podemos contemplar la Iglesia de Santa Cristina, patrona de la población.

Oliva de Mérida, su bella serranía de Peñas Blancas es refugio de multitud de rapaces y dispone de pinturas rupestres esquemáticas, en las afueras de la población se han descubierto los restos de un poblado prerromano. De los edificios históricos de su caserío destaca la Iglesia de la Purísima Concepción del siglo XVI.

La Zarza, de gran fama por sus artesanos peleteros y sus buenos reposteros, en cuya cercana Sierra de La Calderita se hallan las célebres pinturas rupestres de su mismo nombre.
Esta localidad, cercana al río Guadiana, tiene dentro de su población dos edificios religiosos de importancia: la Iglesia de San Martín realizada en mampostería en el siglo XVI y la Ermita de Ntra. Sra. de las Nieves, magnífico ejemplo de construcción barroca del siglo XVIII.

Villagonzalo, localidad de origen medieval tras la Reconquista y ribereña también con el río Guadiana que cuenta con la Iglesia de Ntra. Sra. de la Concepción, del siglo XVI y acabada en el XVIII.

Valverde de Mérida, rodeada de encinares y olivares y donde se divisa la majestuosidad del Templo de Santa Marina, construido en mampostería con una bella torre y portadas clasicistas con elementos platerescos.

Don Álvaro, de origen medieval y situada en plena ribera del río Guadiana entre bellos paisajes fluviales, dispone de la Iglesia de Santa María Magdalena del siglo XV.

Torrefresneda, población nacida al igual que otras de nuestro recorrido como localidad de colonización para terrenos de regadío.

San Pedro de Mérida, situada en el término del Parque Natural de Cornalvo, nos encontramos con una de las pocas edificaciones religiosas extremeñas de claras influencias del arte hispanovisigodo, la Iglesia de San Pedro Apóstol del siglo XV.

Trujillanos, fundada en el siglo XIV y rodeada de grandes encinares, destacando dentro de su población la Iglesia de la Santísima Trinidad del s. XVI. En Trujillanos está ubicado el Centro de Interpretación de Agua y el Parque Natural de Cornalvo.

Mirandilla, también en el espacio natural de Cornalvo, se pueden contemplar algunos edificios religiosos interesantes, caso de la Iglesia de Santa María Magdalena del siglo XVI y, de este mismo siglo, la Ermita de San Roque y la Casa del Marqués de la Encomienda.

Parque Natural de Cornalvo y Sierra Bermeja, excepcional paraje natural extremeño de más de 10.000 hectáreas, hábitat de numerosas especies y una rica flora, donde aún se puede contemplar una magnífica edificación hidráulica de época romana, su presa desde la cual se abastecía de agua a la vecina Emérita Augusta.
El Parque dispone de itinerarios marcados para su conocimiento y llevan al visitante por los lugares de más interés de la zona, en cuyo centro se encuentra situado el Embalse de Cornalvo, que almacena las aguas para los pueblos vecinos, como ya lo hiciera en época romana.

                                                   
                                        Parque Natural de Cornalvo

GASTRONOMÍA
Dulces caseros en Don Benito, Villanueva de la Serena, Guareña y La Zarza. Vinos en Mengabril, Guareña y Don Benito.
Aceites en Guareña. Migas, caldereta extremeña y moje de peces en toda la zona. Quesos en Villanueva de la Serena.

ARTESANÍA
Trabajos en piel en La Zarza, Don Benito y Guareña. Cuchillería tradicional en Don Benito.

FIESTAS
"La Carrerrita" el Domingo de Resurrección en Villanueva de la Serena. Los Certámenes Feriales de FEVAL en Don Benito. San Martín el 10 de noviembre en La Zarza.

Valle del Jerte:

El Valle del río Jerte, zona de impresionante valor paísajístico y cultural es la vía principal de comunicación de la comarca que une Plasencia con Ávila a través del Puerto de Tornavacas desde cuya cumbre puede comtemplarse todo el valle.

Desde las estribaciones de la Sierra de Gredos y franqueado por los Montes de Tras Sierra y la Sierra de Tormantos, desciende entre laderas montañosas y sierras.

La arquitectura popular serrana es una de las más representativa del norte extremeño, realizada a base de piedra y entramado de madera.

Pero lo que realmente confiere personalidad a esta zona son los cerezos, su floración provoca panorámicas de auténtico deleite. En Abril cuando empiezan a desaparecer las nieves de las cumbres montañosas, el blanco alado y aromático de la flor del cerezo inunda las laderas del valle produciendo tal espectáculo floral que muy difícilmente el visitante olvida.

El Valle del Jerte ofrece a todo visitante la posibilidad de un encuentro con la naturaleza. Sus innumerables gargantas que descienden transparentes de las montañas, la variedad de sus árboles, sus frondosos bosques y su riqueza cultural, constituyen unos de los paísajes más atractivos de la Peninsula Ibérica.

Todo el Valle goza de una buena red de alojamientos.Nuestra ruta, a través del Valle del Jerte, se realiza utilizando como vía de comunicación la carretera N-110 que une Plasencia con las tierras abulenses del Barco de Ávila y el río Tormes.

La primera localidad jerteña que visitaremos es El Torno, en plena ladera de los montes de Tras Sierra, convirtiéndose en privilegiada atalaya, ideal para observar la totalidad del Valle del Jerte. El Torno es conocida por su producción de aguardientes y licores destacando en el interior de la población la Iglesia de Ntra. Sra. de la Piedad, realizada en mampostería y granito en el s. XVI.

Casas del Castañar, que posee interesantes edificaciones serranas, sobresaliendo entre sus típicas calles la Iglesia de San Juan, realizada en mampostería y con una portada de medio punto.

Cabrero, famosa en la zona por su buenos aguardientes y licores y por su situación estratégica en el Valle, rodeado de castaños y cerezos. La Iglesia de San Miguel, construida en el s. XVIII y realizada en mampostería entre calles y casas que forman un bello ejemplo de población serrana.

Piornal, población del Valle del Jerte paso muy atractivo para acceder a La Vera. Su altura media es de 1.200 m. cobrando fama sus productos gastronómicos y sobre todo su Fiesta declarada de Interés Turístico Regional, "El Jarramplas", en el mes de enero y en la festividad de San Sebastián. Su Iglesia es la de San Juan, originaria del s. XV.

Valdastillas, ubicada sobre la ladera de la Sierra de San Bartolomé, con bellas calles estrechas y casas adaptadas al terreno serrano, típicas muestras de la arquitectura popular que se encuentran en esta población donde proliferan los famosos y atractivos entramados de adobe de color rojizo. La Iglesia de Santa María de Gracia es una construcción del s. XVI, realizada en mampostería.

Navaconcejo, situado en el margen izquierdo del Jerte. Su atractivo caserío se alinea entre dos alargadas calles donde predominan numerosas casas con entramados balcones voladizos y aleros, tan típicos de esta zona.

De sus edificios sobresalen "La Fábrica", construida en el s. XVII para la fabricación de telares y la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción, del XVI. Podemos acercarnos para conocer dos bellos parajes, la Garganta de San Pedro o subir a los Picos de Camocho. Cabezuela del Valle, población declarada, gracias a su admirable arquitectura popular, Conjunto Histórico-Artístico y que posee magníficos ejemplos de construcciones donde se combinan balcones-secaderos, galerías abalaustradas, voladizos y magníficos entramados. Su zona más antigua se conoce con el nombre de "La Aldea", configurada por callejuelas y angostos lugares. Destacan la Iglesia de San Miguel Arcángel, obra de los siglos XVI y XVIII, probablemente realizada sobre una antigua sinagoga y su plaza porticada en el centro de la localidad.

La N-110 atraviesa la población y cruza el río Jerte por un hermoso puente de origen romano.

Jerte, ribereña población rodeada de huertos, prados e innumerables plantaciones de cerezos. Dentro de la población se encuentra la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción, del s. XVIII y el Barrio de los Bueyes, zona antigua que sobrevivió al incendio de la Guerra de Independencia en 1809. Muy cerca encontraremos la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, paradisíaco lugar donde destaca su impresionante naturaleza caprichosas erosiones del tiempo en su cauce y una magnífica flora y fauna.

Jerte produce uno de los mejores alabastros de Extremadura.

Tornavacas, situada en el nacimiento del río Jerte y en los límites con Castilla-León, entre la Sierra de Béjar y Gredos, cuenta con bellos rincones y edificios serranos y una visión magnifica de todo el Valle. Del s. XVI y en estilo barroco es la Iglesia de la Asunción, declarada edificio de Interés Histórico-Artístico. Tornavacas fue llamada antaño Villaflor de las Cadenas hasta los tiempos de Ramiro II, rey de León.

Cercano se encuentra el conocido Puerto de Tornavacas, balcón natural ideal para contemplar el Valle del Jerte y otras zonas naturales.

GASTRONOMÍA
Excelentes licores de cereza. Jamones y chorizos. Sopas de cachuela. Truchas al moje. Cerezas y castaña. En torno a las cerezas ha nacido una importante industria de fabricación de licores y aguardientes excelentes, sobresaliendo el famoso Kirchs.

ARTESANÍA
Carpintería artesanal. Ganchillo en Tornavacas y Jerte. Bordados en Cabezuela del Valle y El Torno.

FIESTAS
Fiesta del Cerezo en Flor al inicio de la primavera, alternándose las poblaciones donde se celebra anualmente. Las Candelas en Jerte y la Fiesta del Fuego en Tornavacas. El Jarramplás en el mes de enero en la población de El Piornal durante las fiestas de San Sebastián, declarada de Interés Turístico Regional.

                                                                     Valle del Jerte

La Sierra de Gata

Entre las Hurdes y la frontera portuguesa se eleva majestuosa la Sierra de Gata extendiendo su verde manto hasta las Vegas de Coria y Moraleja.

Su riqueza y su especial clima, favorecieron el asentamiento de pueblos y civilizaciones como los romanos, árabes y cristianos, que dejaron su huella a lo largo de la historia.

Con el paso del tiempo los pueblos de la Sierra de Gata han creado un aspecto similar al de otras comarcas norcacereñas pero con connotaciones diferentes y muy particulares.

La arquitectura y construcción de casas en sillería de granito ponen de manifiesto sus origenes. La Sierra de Gata es amiga del robledal y el pinar, que la convierten en un oasis verde durante buena parte del año. El otoño nos brinda unos contrastes de colores rojos y pardos entre la abundante arboleda de gran belleza.

Es común la visión de gran cantidad y variedad de aves, muchas de ellas rapaces protegidas, anidan en sus serranías.

Edificios singulares, piscinas naturales, pueblos con leyenda, gargantas, vistas y paisajes de ensueño esperan al viajero que visite estos lugares. Cilleros, población situada en las estribaciones de la Sierra de Gata y que cobra gran fama en toda Extremadura por sus vinos y viñedos. Podemos visitar, entre otros edificios de interés, su Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de los Apóstoles, la Casa Consistorial o la denominada Casa Grande.

Trevejo, localidad coronada por una antigua fortaleza musulmana en torno a la cual surge su caserío. La localidad está declarada Bien de Interés Cultural, observándose en el interior de este atractivo caserío una admirable y bella arquitectura popular típicamente serrana.

Villamiel, conserva su interesante y célebre Palacio del Deán fechado en el siglo XVII, siendo del XVI su Iglesia Parroquial de la Magdalena, con curiosas leyendas.

San Martín de Trevejo, conserva con orgullo el dialecto "mañegu" o "a fala de Xalama" como en Eljas o Valverde del Fresno y que dispone en su núcleo de bellos rincones típicamente serranos, entre los que destaca el conjunto de su Plaza Mayor donde sobresalen sus bellos pórticos. La Iglesia de San Martín de Tours, el Convento y el Palacio del Comendador son de gran interés histórico artístico.

Eljas, abraza con su casas al castillo del siglo XIV, también para visitar, la Iglesia de la Asunción, construida esta entre los siglos XV y XVI.

Valverde del Fresno, lindante con tierras portuguesas conserva edificios de gran interés, como la Casa de los Frades del siglo XVIII, la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción, construida por el arquitecto Pedro de Ibarra en el siglo XVI, la Ermita del Cristo del Humilladero y su Plaza Mayor con pintorescos soportales.

Hoyos, agrupa importantes edificios nobiliarios y la espléndida Iglesia de Ntra. Sra. del Buen Varón,construida entre los siglos XV y XVI.

Acebo, con numerosas muestras de arquitectura popular y con claras influencias artísticas en la construcción de la Iglesia de Ntra. Sra. de los Ángeles de los estilos gótico y renacentista.

Perales del Puerto, situada en el corazón de esta bella serranía donde reinan los pinares y los robles, con un interesante caserío en el que proliferan las construcciones serranas tan típicas y comunes de esta zona. Como edificio de interés su Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción de los siglo XV y XVI.

Villasbuenas de Gata, con una amplia Plaza Mayor donde destaca la Iglesia de Ntra. Sra. de la Consolación del siglo XVI. Detrás de la Iglesia se
la célebre y original Casa de la Mujer Panzuda.

Santibáñez el Alto, nos vigila desde su inmejorable atalaya natural, conservándose en lo más alto de su caserío su castillo de origen musulmán, fechado en el siglo IX y que en el siglo XII pasaría a la Orden de Alcántara. Su Iglesia de San Pedro, construida entre los siglos XV y XVI. El paisaje que se divisa desde estas alturas es inolvidable.

Hernán Pérez, donde aparecieran interesantes estelas de la Edad del Bronce, posee dos importantes muestras de arquitectura religiosa: la Iglesia de Santa María Magdalena del siglo XVI y la ermita del siglo XVIII, bajo la advocación del Santo Cristo de la Paz.

Torrecilla de los Ángeles, en esta población cercana al río Tralgas, abundan las construcciones serranas de mampostería, material del cual está construida la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción,que posee una bella cubierta mudéjar en su presbiterio.

Villanueva de la Sierra, casi en las estribaciones orientales de la Sierra de Gata, se convierte en puerta hacia la vecina comarca de Las Hurdes, destacando en el interior de su caserío la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción, construida en el siglo XVI.

Torre de Don Miguel, esta típica población de la Sierra de Gata tiene en su caserío importantes construcciones religiosas del siglo XVI, como la Casa de la Encomienda,la bella Ermita renacentista del Cristo y, con claras influencias góticas, su interesante e impresionante Iglesia.

Gata, localidad de excelentes ejemplos de arquitectura popular serrana, a las que hay que sumar otras de carácter religioso como la Iglesia de San Pedro, con un excelente Retablo Mayor. Cuenta con una acogedora Plaza Mayor, una piscina natural, de bello enclave y uno de los camping más acogedores del norte extremeño.

Cadalso, rodeada de magnífica y exuberante vegetación en las cercanías del río Árrago. La que fuera residencia temporal del rey Alfonso IX, conserva una disposición urbana acogedora, sobresaliendo su Iglesia de la Concepción, con aires de fortaleza construida entre los siglos XV y XVI. No olvidemos su interesante Ermita del Cristo.

Descargamaría, población que parece abrazarse al río Árrago. El caserío dispone de típicas calles y callejuelas. Su Iglesia de San Juan El Hospitalario es del siglo XVI, destacando también su Ermita del Santo Cordero construida entre los siglos XV y XVI, con un artesonado en estilo mudéjar y la también Ermita del Humilladero, levantada ésta en el siglo XVI.

Robledillo de Gata, es una de las más atractivas y pintorescas poblaciones de la Sierra de Gata, declarada Bien de Interés Cultural. Se encuentra franqueada por arboledas y plantaciones de vides y recorrida por arroyos y manaderos de aguas cristalinas que terminan vertiendo aguas al río Árrago.
Algunas de sus viviendas serranas han sido convertidas en alojamientos rurales. En la parte superior de este original pueblo podemos visitar su Iglesia de la Asunción del siglo XVI. En las afueras existe una piscina natural rodeada de bellos parajes 

GASTRONOMÍA
Auténtico paraíso micológico durante buena parte del otoño y el invierno, la comarca de Sierra de Gata dispone de una gran variedad de setas, que los buenos cocineros de la zona saben preparar en suculentos platos. El cordero y, sobre todo, el cabrito son las carnes preferidas en la elaboración tradicional de guisos y platos, destacando los de carnes asadas a la brasa. No faltan buenos embutidos y jamones caseros.
Magníficos son sus aceites, de los mejores de Extremadura, así como sus quesos. Los dulces caseros, tales como las roscas de huevos de Descargamaría, bizcochos de parias en San Martín de Trevejo o cañas de Villamiel, tienen gran fama en toda la zona. Son excelentes las naranjas de sus numerosas huertas. El vino de pitarra destaca sobre todo en las localidades de Cilleros, Valverde del Fresno, San Martín de Trevejo, Descargamaría o Robledillo de Gata, sin olvidarnos de sus aguardientes.

ARTESANÍA
Trabajos en forja y labrados en oro en Gata. Cestería en la San Martín de Trevejo y Cadalso. Magníficas tallas de madera en Valverde del Fresno, así como laboriosos encajes de bolillos en Acebo.

FIESTAS
Sus ancestrales Carnavales, cobrando gran interés su Semana Santa. Interesante es el Capazo en Torre de D. Miguel.

   
                             Saltos de agua y piscinas naturales de la Sierra de Gata

Valle del Alagón

Nos situamos al norte de la Comunidad Extremeña, la ruta gira en torno al río Alagón, auténtico protagonista fluvial y económico de la zona, vecina del Parque Natural de Monfragüe.

Destaca el contraste entre Las Vegas del río Alagón y las serranías repobladas de pinos, robles y castaños, hábitat ideal para aves rapaces y una flora exuberante en las zonas húmedas de las umbrías serranas.

Los embalses de Gabriel y Galán, Borbollón, y Valdeobispo son una referencia magnífica para los amantes de los deportes acuáticos, con unos paisajes inolvidables. Proliferan las piscinas naturales y zonas agradables para el baño, con aguas limpias y cristalinas.

Coria es la metrópolis de esta comarca, con un rico patrimonio histórico-artístico, heredado de época romana.

La zona cuenta con cuatro poblaciones artesanas por excelencia: Torrejoncillo, Montehermoso, Ceclavín y Coria, suman labores realizadas manualmente por los vecinos de estas localidades.

Hay gran variedad de festejos de Interés Turístico Regional, con renombre a nivel nacional.

Coria, Conjunto Histórico de Interés Cultural cuyo origen se remonta a época romana, conocida entonces con el nombre de "Caurium", de cuyo tiempo conserva algunos lienzos de su antiguo amurallamiento, reformados posteriormente durante la dominación árabe.

La Catedral de la Asunción de la Virgen construida a finales del s. XV, con una hermosa portada plateresca de "El Perdón". Su Castillo es del s. XV y su interesante Palacio Episcopal del s. XVII.

Esta localidad adquiere una increíble fama en el mes de junio gracias a su Fiesta del Toro de San Juan, declarada de Interés Turístico Regional.